jueves, mayo 18, 2006

Cuerpo y Alma


Un hombre y una mujer se sentaron junto a una ventana abierta a la primavera. se sentaron uno junto al otro.
Y la mujer dijo: “Te amo. Eres buen mozo y rico, y estás siempre con lujosos atavíos"
Y el hombre dijo: “Te amo. Tú eres un pensamiento bello, algo demasiado etéreo para sostenerlo en la mano, y una melodía entre mis sueños.”
Mas, la mujer se levantó con furia y replicó: “Señor, por favor dejadme ya. No soy un pensamiento, ni una cosa que pasa por tus sueños. Soy una mujer. Preferiría que me desearas como esposa y madre de niños aún no nacidos.”
Y se separaron.
Y el hombre hablaba en su corazón: “He aquí otro sueño transformado en bruma.”
Y la mujer decía: “Bien, ¿Y qué decir de un hombre que me convierte en bruma y sueños?”

Khalil Gibran

1 comentarios:

Blogger Diana P. Ibarra ha dicho...

Quizá hubiese cambiado algo, si él hubiese dicho: “Te amo. Tú eres el pensamiento que más deseo, algo demasiado etéreo para sostenerlo en mis manos húmedas, y una melodía entre mis sueños desnudos¨... Bueno, quizá.

Pero el corazón no se adapta a ningún capricho del otro, el corazón espera por el que lo comprende, el corazón es paciencia y arrebato al mismo tiempo, es contradicción... Es hermoso.

Un saludito Anna :)

2:16 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal