sábado, septiembre 23, 2006

Amarillo...Amarillo.. el ocaso de mi desierto...vos,sí, vos Amarillo...


Amarillo sabor que dejan esas sustancias de opio en la piel, amarillo es el olor de esta tarde, de estas nubes que se disuelven como el humo y el viento entre las manos.
Amarillo paisaje que dibujan las horas: entre mas largas se hacen mi color va tomando la figura de ocaso, de la caída del día en los brazos fríos de la noche.
Pasan y pasan horas azules, me sigo preguntando: Quien escribirá una historia de dos en dos, quien habrá de contar estrellas desde el Sol…quien abrirá la ventana de la mente que lleva al jardín incorpóreo de los parajes de tus manos y las mías...quien sucederá a este sueño intangible de mis horas, todas ellas de alas amarillas.

Sin embargo, en esta quietud de la tarde no me atrevo a abrir los ojos, afuera llueve, las cenizas de las nubes bañan las calles de una oscuridad eterna.Yo mejor me quedaré observando mi paisaje de un sueño amarillo mientras sé que afuera, como alguna vez lo dije, llueve azul de Sol y sus cenizas.

Anna.

2 comentarios:

Blogger miguel leos ha dicho...

dulce duna... tus sueños... amarillos... y tu color...

tienes un talento para esto... le pones terciopelo a las palabras... las quitas la aspereza...
y cualquier dolor resbala uncluso sensual por mi piel...

que hermoso...

5:37 p. m.  
Blogger Lucien. ha dicho...

Amarillo es el vuelo de la canción más perfecta que escuché hoy.
Esto de que asome la nariz la primavera por mis pagos le da un tono amarillo a todo, también.
Como pisar descalzo las baldosas tibias o el pastito del jardin.
Y las mariposas.
Bueno, mucha chacharamarilla la mía.
Buenos deseos.
Un abrazo.
Y abur.

1:03 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal