lunes, marzo 04, 2013

Después de Todo


Pienso en ti, en mí,
-en un-nosotros.
Preguntándome a ciegas,
Que tendrá la tarde
Que tu nombre no existe.
Perdóname.
Yo no sabía,
Que la palabra-amor-
Te había dolido tanto.
Después de todo,
En el fondo siempre fui feliz
Y la palabra soledad,
Aun me retumba en los oídos.

Anna Bahena.

Etiquetas:

3 comentarios:

Blogger virgi ha dicho...

No es nuestro el deseo de los otros. Ni al revés.
Así el amor.
Besos, tesoro, poeta.

10:03 a. m.  
Blogger Mirella S. ha dicho...

Anna, cada tanto me doy una vuelta y ecuentro siempre tu gran calidad expresiva.
Un abrazo

5:44 a. m.  
Anonymous DIOS ES AMOR ha dicho...

EL DIA QUE ME MUERA QUIERO QUE MIS CENIZAS LAS ECHEN AL MAR QUE TANTO ME ATRE DESDE QUE ERA NIÑA. TENGO LA SEGURIDAD DE QUE VIAJARE Y CANOCERE MUCHAS PLAYAS QUE ME SUBYUGAN Y CUANDO ESTOY CERCA DEL MAR ME GUSTA VER LAS OLAS QUE SE RIZAN CUANDO LLEGAN A LA ORILLA I DA LA IMPRESION QUE FORMAN UNA PERFECTA ALINEACION Y LUEGO SE REMANSAN AN LA ARENA

7:40 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal