martes, abril 05, 2011

Pequeña Historia

"El día se hace en la hora más vacía"

Mis manos eran la tumba donde reposaban los restos de mis sueños. Yo vestida de negro era la noche con los ojos abiertos. En el cementerio los cuervos rondaban como estrellas y yo – siendo una sombra de hierro- lloraba letras que caían al suelo partiéndose en pedazos de vidrio.

Anna Bahena.

2 comentarios:

Blogger Rayuela ha dicho...

no se han perdido tus lágrimas, son ahora versos.

bellísima pequeña historia.

mil besos*

4:09 p. m.  
Blogger virgi ha dicho...

Florecieron tus sueños.
Germinaron las palabras.
Volaron las letras.

Besitos

2:14 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal