martes, noviembre 02, 2010

Ultima Voluntad


Quiero que estas palabras se tengan presentes,

Y además se cumplan rigurosamente

Cuando llegue el momento

En que no pueda sostenerme por más tiempo,

Ni por mis propios medios en la vida:

No acepto reanimaciones,

Ni golpes de pecho de mis circundantes;

Rechazo demostraciones de amistad tardías,

Así como inhalar oxígeno prestado.

Renuncio a que se me inyecte suero,

Así como afecto gota a gota o a borbotones;

Desecho cualquier dilatador de mi existencia,

Igual que extensiones de caridad y de ternura.

No quiero medicamentos, ni ruegos,

Mucho menos extremas unciones,

Para algo que es incurable

Y en el que la ciencia o la intención divina

No pueden mediar, no conocen el remedio.

Porque me siento peor que un enfermo terminal,

Porque después de un coma de soledad,

De olvido, de abandono, nadie vuelve.


Carlos Héctor Trejos Reyes.

7 comentarios:

Blogger fgiucich ha dicho...

Un poema que respira mucho valor. Abrazos.

12:36 p. m.  
Blogger virgi ha dicho...

Impresionante.
Besos, querida Anna.

4:24 p. m.  
Blogger EL SUEÑO DE GENJI ha dicho...

Soledad que como un caballo salvaje nos pasa por encima y nos arrastra con ella, pasando por encima de tiempos y valles de deseos y miedos...
Pasa por encima y nos deja en el medio de la nada más absoluta donde solos ni a veces llorar podemos.
Hermoso.

Besos amiga.

6:28 p. m.  
Blogger Rayuela ha dicho...

enorme texto elgiste!

mil besos*

4:02 p. m.  
Blogger jhony ha dicho...

la soledad nos ayuda a experimentar muchas situaciones difíciles...es un punto de vista con sinceridad extrema.

12:03 p. m.  
Anonymous Mauricio Acevedo ha dicho...

Es fuerte, demasiado sentido y muy sincero, me gusta...

12:49 a. m.  
Blogger Analuka ha dicho...

Fantástica, a foto com o reflexo na poça d'água, e lindo o poema! Beijos alados.

4:29 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal