domingo, marzo 30, 2008

Ave de Invierno

Desde la lejanía llegas en silencio y me entregas la escultura fria de la forma, de la geometría inversa de tu imagen. Se conmueven las horas con su vestido de tarde tras los silencios regados en las páginas oblicuas. La voz de la noche calla las palabras vistas. De esta forma, no de otra similar, cierro los ojos en vez de recordar. Tomo un último bagón hacia la puerta final, donde la luz irradia tempesdad, locura, amor inevitable. El volar del vivir en la ternura, de la espera irreductible en el angustiado tiempo. Un tunel abstraido de tus ojos, pupila alucinada del tacto y la palabra. Sientiendo en el ahora que cuelgan lunas de tus dedos, que los colores toman forma de un lenguaje nuevo, encontrado, transformado. Y lloro.
La tarde está gris, me trae un recuerdo de viento fuerte golpeando como ola el cuerpo, Ave de invierno...
Anna.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal