domingo, marzo 30, 2008

De las Casualidades y los Círculos




-Anna :Voy a quedarme todo el tiempo que haga falta. Estoy esperando la casualidad de mi vida, la más grande y eso que las he tenido de muchas clases. Sí, podría contar mi vida uniendo casualidades…

-Ana :Oye, estoy aquí. Soy Ana. ¿Te acuerdas? (Otto dice que sí con la cabeza) Pues dime algo.
-Otto: Me llamo Otto.
-Ana : ¿Sabes cómo te llamas ?
-Otto :No, bueno…sí.
-Ana : ¡¡Otto!!
-Otto: Sí. Oye, ¿"Ana" también puede leerse al revés?
-Ana: Pues claro.
-Otto :¡Qué bien! Es capicúa.
-Ana :¿Ahora te enteras?
-Otto :Sí.
-Ana : ¿Ahora te enteras? Mi padre solía decirme que mi nombre era capicúa para que mi vida se llenara de suerte… Así que me dio un vuelco la vida.
-Ana :Mamá, me siento mal.
-Olga:¿Qué te pasa?
-Ana :No lo sé, me mareo.
-Otto:¿Te cuento por qué me llamo Otto ?

-Otto:Es bueno que las vidas tengan varios círculos, pero la mía, mi vida, sólo ha dado la vuelta una vez, y no del todo; falta lo más importante. He escrito tantas veces su nombre dentro... y aquí, ahora mismo, no puedo cerrar nada. Estoy solo".

Anna bahena.

2 comentarios:

Blogger doble r ha dicho...

He perdido la vida
en la vida.
¿No te ha pasado nunca?
Es como si perdieras un reloj
de arena,
grano a grano, en la arena de una playa.
¿No te ha pasado nunca?
A mí tampoco, pero
definitivamente la perdí
una vez de esa forma,
y sólo
cuando me pierdo dentro de mí mismo
soy capaz de encontrarla... y tampoco.

Estoy solo...

7:23 p. m.  
Blogger doble r ha dicho...

Al igual que Anna, si yo andara esperando la más grande, no la espantaría andando con la no grande de la mano...
Lo haría como estoy, está Otto...

7:46 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal