lunes, junio 02, 2008

Convergencias


Es transparente el frío de la noche. Los pasos sonámbulos se han hecho roca por las calles. Bien lo leía aquella vez: "para no caer en medio de la calle, esta noche escribiré un poema de piedra" aunque en las calles, una piedra lanzada con el pié, también dejan cicatrices en las puertas. es transparente el frío de la noche cuando una hora en mi universo son cinco minutos en tu mundo. Ahora solo queda, correr, correr, lanzar dardos a la diana dibujada en el creciente Sol, al agujero negro que le abre la boca a la menguante luna. Y así, correr, pero correr sin prisa para lograr observar ese momento en que mi tarde saluda tu noche y nos convierte en el vértigo liso que traspasa la mirada. La absorbe, la devora, la hace un solo gesto, un solo parpadeo.
Anna.

3 comentarios:

Blogger doble r ha dicho...

ha pasado un sueño por mi ventana esta noche,
casi una sombra dormida en mi desvelo,
sin palabras, como un chiste de sabios,
revelando un silencio que nunca entenderé,
un silencio que turbó al taciturno...

9:28 a. m.  
Blogger fgiucich ha dicho...

La tarde noche que nos empuja a converger entre gallos y medianoche.

9:47 a. m.  
Blogger J. Carril ha dicho...

Que inquietantes y bellas imágenes dibujan tus palabras.

1:53 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal