martes, diciembre 09, 2008

Origami

En ese mismo silencio, donde las palabras toman forma de tristeza, tomar un trozo de papel donde se hayan dispersos, garabatos dibujados a cualquier hora de la noche. Con tijeras afiladas por las lágrimas redondas que caen en ese grito sordo por el rostro, hacer un cuadrado que tenga las líneas perfectamente diseñadas y doblarlo a su vez a la mitad, formar un triángulo que contenga en cada una de sus puntas los blancos restos de las últimas sonrisas. Hacer un barco de papel y permitir que las manos doblen con delicadeza cada trozo de tinta que encuentren a su paso. Las manos son las olas del mar que vienen y se llevan a ese barco que navega solo en la marea de la noche bajo ese cielo estrellado. Si quiere, solo si le nace del corazón, escribir en estribor un grito que haga las veces de su voz, con la cual solo se pretende comunicar la mayor de las angustias de un marinero que no se puede observar a simple vista, pero como tal, mantiene las manos colocadas en el timón del corazón para encallar en la isla desierta del único silencio que le habla, una cartografía de su piel que sólo es posible descifrar quitándose su propio corazón, para hacer de él un barco de papel que navega en sus propias historias de lo que soñó ser y solo aquellos garabatos le permitían ser. Arrugarlo, tirarlo por la ventana de la habitación. El viento se llevará dos barcos que harán las veces de ojos para observar la noche y navegar en silencio, con su nostalgia a babor hasta que llegue la hora esperada de morir en un naufragio, en una mirada que como tristeza no tenga lágrimas de sal, sino de mar.
Imagen: Sergio Andreu Atance
Anna Bahena.

8 comentarios:

Blogger bett/ ha dicho...

que bonito cuantas palabras tan bellas...!! gracias por tu visita estaré seguido x aquí un saludote ...

3:40 a. m.  
Blogger Arcángel Mirón ha dicho...

Me encantó, Anna. Me gustó el juego de palabras y papel enfocado desde un punto distinto.

8:28 a. m.  
Anonymous OSCAR ha dicho...

Las siluetas, las hojas y la existencia, se desvanecen en un mar de caretas, melancolias y sugerentes trastornos bipolares, que hacen de cada sujeto un navegante de sueños infundados, en una marea de superfluas versos de ''alteridad''. Un acto reflejo de lo que el mundo quiere que seamos, barcos naufragando, bufones de la realidad y espectros urbanos de la vanalidad. Espero que el mar te abrace mientras la brisa desvanezca los recuerdos, asi y solo asi podras evitar la angustia de reflejarte a vos misma. Un saludo desde la noche y desde los trozos de navios que naufragaron en tus manos. El papel puede ser sentimiento, como el silencio puede ser ensordecedor. .salud caperusa. O.

9:58 a. m.  
Blogger Miguel ha dicho...

Es lindo pero cargado con un toque de tristeza, ¿no?... tal vez así te sentías al escrbirlo...

2:05 p. m.  
Blogger Anna. ha dicho...

Sí Miguel...

Un abrazo a todos.

Anna Bahena.

3:12 p. m.  
Blogger N.W.O.O. ha dicho...

buen post!

1:46 p. m.  
Blogger fgiucich ha dicho...

Me voy navegando en ese barco de bellas palabras. Abrazos.

6:00 a. m.  
Anonymous Sergio Andreu Atance "Lestatandreu" ha dicho...

Primero y antes de todo, felicitarte por un texto que me ha dejado aliento.
" para hacer de él un barco de papel que navega en sus propias historias de lo que soñó ser y solo aquellos garabatos le permitían ser " increible. Me alegra muchisimo que me guste, si además, tenemos en cuenta que la foto es mia; es un placer ponerle cara a semejante escrito.
Pero no por eso voy a negar el hacerme un poquito de publicidad...jeje, podrias poner el autor de la foto? gracias de antemano (Sergio Andreu Atance
Autor de la imagen)

12:54 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal