miércoles, diciembre 17, 2008

Tarde De Invierno


Las huellas de la tarde deambulan silenciosas sobre el frío pavimento de este día. Abrigo mi cuerpo con las palabras dejadas en el aire, con la carta quemada de mi último aliento. Le rompo la cara a los relojes. A veces no se distinguir entre al azul que ilumina el cielo o abriga el mar. Mar de cerca que siento en la mirada, cielo lejano que aguarda el alma en las voces de un poema silencioso. Me bebo la tarde en una taza de café, dejo los zapatos en casa de la melancolía y los pies desnudos persiguen las huellas imborrables de tu presencia inédita bajo las misteriosas olas de lluvia en esta tarde de invierno.
Anna Bahena.

10 comentarios:

Blogger Bohemia ha dicho...

Que bellas tus letras...y me ha gustado la foto que está muy lejos de mi realidad helada en este lado del mundo...

BSS

2:30 p. m.  
Blogger Caminante ha dicho...

Me gusta la expresion... "Le rompo la cara a los relojes", muy sugerente, y la foto, como siempre, no tiene desperdicio, es un placer acabar el día paseando por tu rincón.

5:17 p. m.  
Blogger Mr Tambourine Man ha dicho...

El poema es el silencio de lo que no decimos, y el mar es un torzal azul cuya cadencia te atrae en la orilla.

He venido a decirte lo que no me atrevo, y en su lugar te escribo una palabra.

Todo es silencio, y el rumor del mar me lleva a la playa de las cartas del mar.
No pregunto por los versos bellos. Soy quien habla para escucharte.

Tras un pórtico azul que te engrandece.

C.

2:50 p. m.  
Blogger Albanella ha dicho...

El mar es un inmenso silencio ensordecedor, que seduce al cielo ante el transcurrir de la mirada del faro (...) ese azul del que hablas pienso que es la eternidad, que se ve al momento que en el horizonte copulan en tonos degradados del mismo pincel.

Saludos :)

9:24 p. m.  
Blogger hawwah ha dicho...

qué hermosa tarde...

y qué díficil es distinguir entre azules...

besos

5:08 a. m.  
Blogger Mr Tambourine Man ha dicho...

Soy santanderino, de la capital de Cantabria, una bellísima tierra que ha dado nombre a un mar. Voy a pasar unos días en la tierruca, y por ello no podré visitarte para hablar de poesía.

Un beso.
Carlos.

2:00 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón ha dicho...

Me encantó (muchísimo) eso de romperle la cara a los relojes.

:)

8:16 a. m.  
Blogger La sonrisa de Hiperión ha dicho...

"Me bebo la tarde en una taza de café, dejo los zapatos en casa de la melancolía y los pies desnudos persiguen las huellas imborrables de tu presencia inédita bajo las misteriosas olas de lluvia en esta tarde de invierno. "


Maravillosa frase nublada de frío en invierno....
Saludos

10:48 a. m.  
Anonymous Ricardo ha dicho...

Una imagen y un taxto dificil de borrar de la retina, enhorabuena.

1:48 p. m.  
Blogger reflejosdelsur ha dicho...

Vaya manera de dejar correr el invierno por tus venas, por el alma y la palabra escrita. Aquí algunas foticos de otro invierno...

http://losreflejosdelsur.blogspot.com/2009/01/puros-reflejos-viii.html


RDS

2:58 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal