martes, febrero 10, 2009

Hoy vierto el Cuello en el Hielo

Hoy es un día profundamente gris a pesar del azul que inunda la mañana. Llueve en el cuerpo las ganas de gritar, de mitigar el sufrimiento y hacerlo ausencia, palabra. Soy presa de un exilio sin nombre, con una presencia de ausencia indefinible. Hoy tengo miedo y dolor, sonrío. Me coloco la mascara mortal de la alegría. Soy una obra de teatro, el payaso que llora tras una capa de pintura de sonrisas, en busca de sacar una expresión a un otro que nunca será él. Soy lo que soy ahora. Un día nada normal. Un pedazo nostálgico de piedra triste. Un día sin sueños, sin sol, sin nubes. Un día sin cielo, o sí, un cielo de pavimento y cinco tazas de café donde la única luna se hace sombra y las estrellas iluminan el camino silencioso de unas lágrimas blancas. Palabras oscuras sumergen el día tras el batir de unas alas de cera, de pasos vacíos, de gestos amargos. El viento del exilio se ha quedado sin voz. Nunca hubo democracia en este lado autista del abismo. En un día como hoy en que el mar está muy cerca, el oleaje tiembla en las pequeñas arrugas de mi rostro, se suicida en la fría caverna de mis labios donde pruebo la sal de mi propia tristeza. Hay una luna hecha sombra orbitando mis ojos, un día tan absurdamente gris que traté de cortarle las venas al pequeño corazón latiente, sin saber, sin pretenderlo honestamente, que ese corazón era tan grande que es imposible matarlo sin dejar alguna huella.
Anna Bahena.

15 comentarios:

Blogger reflejosdelsur ha dicho...

Que no sea tan gris este día, que estas letras ayuden un poco a que logres recuperar ese corazón y sin preguntarlo vuelvas a soñar.

RDS

3:08 p. m.  
Blogger Caminante ha dicho...

Pero qué triste que suena eso de colocarse la máscara mortal de la alegría... que salga el sol de nuevo, que se acabe este crudo invierno y que otra vez podamos volver a disfrutar plenamente de la vida.

5:20 p. m.  
Blogger Mar ha dicho...

Me dejo mecer en vientos de exilios sin voz, sabiendo que la lumbre de la luna no se apaga aún en los abismos.

[Imposible no dejar huella]

12:39 a. m.  
Blogger peyote ha dicho...

no dire nada, tus palbras me robaron las pocas lagrimas que hubiera querido tener guardadas.

Algo me molesta, y es que seas tú la que este en la obra.


Invitación; al resumen oficial de la primera novela escrita por el Peyote.

SaLudos.

9:00 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón ha dicho...

Lo bueno de los días grises es que el más mínimo color parece inmenso.

:)

10:39 a. m.  
Blogger Carla ha dicho...

Me fascino... no puedo decir mas...

4:07 p. m.  
Blogger TORO SALVAJE ha dicho...

Leyéndote confirmo que la tristeza puede ser bellísima.
Aquí lo es.
En ti.

Besos.

4:10 p. m.  
Blogger N a t t • ha dicho...

Café mata lluvia.
Papel mata piedra...[Y quién lo diría.]

Te quiero mucho y que la salida de hoy se repita!

10:42 p. m.  
Blogger Luciano Doti ha dicho...

exelente prosa, escribes muy bien. Te felicito

12:03 p. m.  
Blogger Eduardo Galván ha dicho...

Es un texto complejo, lleno de matices y hermosamente triste.

Un Saludo.

Felicidades

1:24 a. m.  
Blogger CONRA ha dicho...

Hola Anna:
Ahora estoy yo en “Botella al mar”.
He leído tu último escrito, muy bueno. Seguiré poco a poco leyendo tu blog.
Deseo que mañana tengas dulces sueños y mucho sol.
Besitos.

5:38 p. m.  
Blogger Mr Tambourine Man ha dicho...

La gloria se detuvo frente la pregunta más noble, y los penachos sin sombra parieron algo frío.

Un mes de estos caerá del cielo el álgido estuche sin su nácar. Un pedestal para verte.

Es el tiempo de los soldados,
y corazón en sus caricias.

Ah, y tú, en lontananza de amargura estilizada. Amable.

1:58 p. m.  
Blogger Panchuss ha dicho...

si bien los textos se leen completos, hay frases que la rompen y esta aun mas, Un pedazo nostálgico de piedra triste.
hace poco descubri los blogs, y son un mundo, y en este vos creaste un universo.
segui asi, las palabras no se rompen si se hajan, ni se quiebran, simplemente existen.
panchuss.

10:20 p. m.  
Blogger fgiucich ha dicho...

A pesar de todo lo gris, me quedo con la belleza del texto y rescato que, al final, hay una luz de esperanza, como debe ser. Abrazos.

5:53 a. m.  
Blogger Rober C. Orellana ha dicho...

Te expresas muy bien, me gusta el ritmo que tienen tus escritos. Felicidades. Espero leer mas pronto.

12:22 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal